Items:(0) Total:0.00
Buscar


Manolo vivía de niño junto a sus padres y a su hermana Evangelina en una plantación de plátanos propiedad de la familia. "Bananas, el mar y nosotros... Era una especie de paraíso", recuerda el diseñador. La familia viajaba ocasionalmente a París y Madrid para encargar vestidos y trajes para la madre –muchos de ellos a Cristóbal Balenciaga–. De regreso de uno de esos viajes, la madre de Blahnik le pidió a las artesanas locales que le enseñaran a confeccionar zapatillas de esparto. Blahnik atesora la imagen de su madre cosiéndolas en su memoria y que le destinó sin saberlo hacia dónde está hoy. en la imagen, dibujo del modelo Granta.